8 de mayo de 2009

El casetón de la Era. El Espíritu de StoneHenge



StoneHenge.Amesbury.Wiltshire. Gran Bretaña


El simple hecho de visitar StoneHenge -digo simple porque no hay que tener ningún conocimiento adicional del lugar-, nos hace inevitablemente lanzar nuestra imaginación a volar, a pensar en un mundo que muchas veces denominamos primitivo y del que poco conocemos y del que de lo que creemos conocer está en el aire. Es raro el momento en el que no aparecen nuevos hallazgos que nos obligan a replantearnos lo que días atrás eran teorías mas que sólidas, eso sí teorías.

En nuestro deambular por Iberia, a medida que vamos recorriendo los caminos, ciertas cosas acaban quedando claras a machamartillo. Por mas que intentemos revolvernos y encontrar explicaciones alternativas -y coherentes- finalmente va quedando una explicación sobre las demás como balsa de aceite. Piedra sobre Piedra


Monasterio de Matallana.Villalba de los Alcores. Valladolid


Pero no, no vamos a hablar de este monasterio del siglo XII en este momento, a pesar de que su ambiente Becqueriano nos transporta a las Leyendas en el campo Vallisoletano de las que nos gusta dejarnos atrapar. De todas formas la visita es obligada si nos acercamos a dar una vuelta por allí, ya que los restos arqueológicos de los que vamos a hablar se encuentran en la misma finca que el monasterio. ¿Casualidad?

Algunos kilómetros -tampoco tantos- mas al norte nos encontramos con la estructura de roca de StoneHenge. Los Henges, son estructuras circulares compuestas de sucesivos fosos y bancales de tierra que por su estructura parecerían mas apropiados como elemento ritual que como defensivo, ya veremos por qué. En el Reino Unido es un elemento prácticamente inseparable del paisaje, aunque no es exclusivo de allí dándose prácticamente en toda Europa. Para ejemplo unos botones.


Ver Henges en un mapa más grande

Si en el mapa anterior nos aproximamos a los puntos marcados , las estructuras circulares se hacen patentes -en casi todos los casos-. No así en algunas de las que están en la Península Ibérica que por lo habitual nos las encontramos polígonos industriales, carreteras y zonas urbanizadas. Al leer los artículos de los arqueólogos nos quedamos mas tranquilos porque parece ser que antes de echar hormigón han estudiado los yacimientos de forma exhaustiva .Parece ser que antes de construir se han realizado prospecciones extensivas e intensivas.

Intentaremos añadir un poco de Historia, por lo menos de lo que he podido recopilar de este asunto en la península Ibérica. Existen restos de estas construcciones con antiguedades desde el sexto milenio AC (Mas D'Is poblamienos neolíticos el río Serpis en Alicante), pero los que hemos recorrido en este caso son los que se encuentran en la Meseta Castellana, y en concreto en Villalba de los Alcores junto al monasterio de Matallana, el Casetón de la Era data de principios del tercer milenio AC, alrededor del 2900 AC.


Vista aérea. El Casetón del la Era. De la Web de Julio del Olmo


Este yacimiento descubierto inicialmente desde el aire por Julio del Olmo
, así como otros muchos en Castilla y León. Nos descubre un recinto que se comenzó a construir a principios del tercer milenio AC, es decir hace unos cinco mil años. Acompañando a estos fosos y muros circulares nos encontramos lo que los arqueólogos denominan "fondos de cabaña" y "silos". Son hoyos en el suelo donde se han encontrado todo tipo de materiales. Lo que resulta curioso en el Casetón de la Era es que en alguno de ellos han aparecido animales sacrificados, bueno de forma mas correcta, esqueletos completos de animales enterrados, lo que nos hace pensar en sacrificios sagrados.


Casetón de la Era. Fosos circulares(grande) y fondos de cabaña.



Animal Sacrificado (Aparece esqueleto completo). C. de la Era


Además del Casetón de la Era han sido estudiados otros muchos que están referenciados en el mapa del artículo y de los que damos ejemplos:


Gózquez de Arriba. San Martín de la Vega. Madrid



Fuente de la Mora. Leganés. Madrid


Hablábamos de StoneHenge, y nos preguntaremos, ¿Que tiene que ver esto con aquellas estructuras de piedra? , podríamos decir que las primeras etapas de StoneHenge discurrían paralelamente a esta de Matallana. Posteriormente el círculo británico evolucionó hacia las estructuras de roca ya conocidas, eso sí, casi un milenio después. Como curiosidad, comparando los tamaños, podemos comprobar en la imagen siguiente que el tamaño del henge de Matallana es algo mayor que el Británico (Ver área en rosa pálido).


Comparativa tamaños StoneHenge. Casetón de la Era.
Misma escala


¿Cual era el objeto de estos círculos aparentemente fortificados?. Es cierto que un recinto rodeado de muros y fosos nos lleva a pensar directamente en estructuras defensivas, pero ¿Cual es el problema?, pues que normalmente no están construidos en los lugares mas elevados, la visibilidad desde ellos no es la óptima para una buena defensa y habitualmente están situados junto a ríos, lo que parece indicar que la finalidad era diferente a la puramente defensiva. ¿Podríamos verlo al revés?. En vez de proteger de lo de fuera, podría ser el objeto evitar que lo que habitaba en este lugar -real o figurado- se contuviese allí para el bien de la comunidad.

Todo ello hace pensar en una especie de centro de congregación donde se realizarían ritos para buscar buenas cosechas y años prósperos mediante ofrendas a la Madre Tierra. Además serviría de lugar de reunión de los habitantes de la comarca, posiblemente allí se realizarían ferias donde se intercambiarían los productos típicos de la época: cereales, ganado, cerámicas, piedras labradas, etc. Esto no nos pilla despistados, hoy en día en las fiestas de verano de los pueblos suceden cosas parecidas.

Y volviendo a las piedras. Si que es cierto que aparentemente los constructures de éstos recintos de fosos convivieron con aquellos que levantaron los dolmenes. ¿Y entonces?, ¿Tenían algo que ver?. Analizando la información de la que dispongo en este momento -ya decíamos que todo puede cambiar de un día para otro- los lugares donde aparecen estos círculos no se caracterizan por abundantes restos de estructuras megalíticas. En las provincias de Valladolid, Madrid, Alicante y Jaén no aparecen dólmenes con la misma asiduidad que en otros lugares Burgos, Galicia, País Vasco, Extremadura. (Megalitos).

Pues eso que parece que tenemos dos caras y no sabemos si son de la misma moneda, de unos que solamente nos quedan monumentos funerarios y de otros -que según parece- tenemos altares a la Madre Tierra. Pues eso, a seguir caminando.


Sangre de las Islas. Relacionando dos mundos


Al final se nos quedan muchas preguntas en el tintero, pero hay una a la que si que parece que podemos dar contestación. Bryan Sykes en el libro la sangre de las Islas Británicas, en un trabajo en el que ha tomado muestras genéticas de 10000 Británicos demuestra que estos genéticamente son descendientes de una tribu que habitaba la península Ibérica y que cruzó el Golfo de Vizcaya hace unos 6000 años, de forma que parece que parece que podemos dar una explicación a que estas manifestaciones -culturales- se diesen a un lado y otro del Océano. Parece que lo que hablábamos de la Navegación Neolítica no iba tan desencaminado tel vez.


Distribución de los recintos circulares con foso en Europa



Y la última parte se le vamos a dedicar a la leyenda:

Cuando aparecieron unas estructuras similares a la que comentamos en Matallana en la zona de Marroquies Bajos en la ciudad de Jaén, hubo algunos que quisieron ver en ella reflejos de la Atlántida de Platón. Hombre esto es fácil, estructuras circulares y fosos -que podrían estar llenos de agua- separándolas nos hacen asociarlo directamente con los textos de Platón.


El anillo mayor, en el que habían vertido el mar por medio de un canal, tenía tres estadios de ancho. El siguiente de tierra era igual a aquel. De los segundos, el líquido tenía un ancho de dos estadios y el seco era, otra vez, igual al líquido anterior. De un estadio era el que corría alrededor de la isla que se encontraba en el centro. La isla, en la que estaba el palacio real, tenía un diámetro de cinco estadios. Rodearon ésta, las zonas circulares y el puente, que tenía una anchura de cien pies, con una muralla de piedras y colocaron sobre los puentes, en los pasajes del mar, torres y puertas a cada lado. Extrajeron la piedra de debajo de la isla central y de debajo de cada una de las zonas circulares exteriores e interiores; las piedras eran de color blanco, negro y rojo. Platón. Diálogos Crítias

¡¡Anatema!! cuidado hablar de la Atlántida . Personalmente lo veo como una casualidad, a lo de los círculos me refiero, pero no deja de ser curioso, lo mismo son ecos del pasado.
Lo dicho, a seguir caminando, las cosas finalmente se explican por si mismas.


Próxima entrega. Belchite. Para no olvidarlo.