7 de agosto de 2010

El Menhir de Canto Hito. Desafiando al tiempo

Mas imágenes en:


Menhir de Canto Hito.


Recorriendo los caminos donde la Meseta encuentra su fin, volvemos a retomar la ruta de menhires que ya comenzamos hace algún tiempo. En los menhires de Valdeolea, nos encontrábamos con una alineación fácilmente constatable por la proximidad.

Los arqueólogos Castellanos, Miguel Ángel Moreno, y Germán Delibes nos ponían sobre la pista de una dimensión mayor en esta alineación. Y efectivamente, si utilizamos la información disponible en la página www.megalitos.es, realizada por el primero de ellos, observamos la continuidad de esta traza hasta la provincia de Burgos.


Alineación de Menhires


El encuentro con el espectacular monumento de Canto Hito fue completamente casual. Pernoctando en la cercana Revilla de Pomar -Casa Florencio-. En una animada charla después de cenar con los propietarios del hotel, salió a relucir el tema del menhir. Aunque era cerca de medianoche, al día siguiente tenía que madrugar por otros asuntos, así que decidí ir a visitarlo en aquel momento. - La fotografía de cabecera es de esa visita-
Esta imagen intenta reflejar la sensación al encontrarnos con la enorme roca, es una especie de desafío, en  medio del páramo se iergue imperterrito viendo como las estrellas giran a su alrededor desde sus mas de 3 metros de altura.

Inmediatamente nos preguntamos acerca de su significado, al fin y al cabo es un símbolo, y nuestra curiosidad nos empuja a intentar descifrarlo. Para ello recurrimos a la poca información de que disponemos.

Antes ya hacíamos referencia al artículo de Moreno Gallo y Delibes de Castro. En él se exponen los resultados de la excavación de un yacimiento cercano a Canto Hito de características similares. En este lugar "La cuesta del molino", nos encontramos con los restos de un menhir similar al que nos ocupa. En éste lugar se construyó un túmulo funerario que nos aporta información adicional.


La cuesta del molino. Antes de su excavación.
(Moreno Gallo, Delibes de Castro 2006)


Es asombroso el cuidado que ponían aquellas gentes hace miles de años en que su obra perdurase. Excavando en la base se ha descubierto la cimentación del monumento. Ésta consiste en un cajeado excavado en la caliza del suelo del páramo para lograr una buena sustentación de la roca vertical.


Cimientos del Menhir. Cuesta del Molino.
(Moreno Gallo, Delibes de Castro 2006)


La datación de los menhires es una labor incomoda para los arqueólogos, al ser simplemente rocas que se alzan sobre el terreno. Si no se encuentran elementos adicionales su datación es incierta.

En éste caso, -La cuesta del Molino-, en la excavación del túmulo fueron hallados restos humanos, así como fragmentos carbonizados en el basamento del menhir. Con la datación C14 de estos restos, además de fragmentos cerámicos, se puede deducir una antigüedad de unos 4000 años para el monumento.

Indudablemente estas piedras visibles a gran distancia no estaban ubicadas al azar, marcaban un lugar importante para sus constructores. Creo que lo podemos ver de dos formas,  o bien el lugar posee una armonía de fuerzas telúricas, que para aquellas gentes en contacto íntimo con la naturaleza eran patentes y por tanto marcaban y utilizaban para depositar a sus difuntos. O bien, querían dar al lugar una relevancia especial, por ejemplo como marcador territorial, elevando sus símbolos pétreos, e inhumando allí a los mas relevantes de su clan. Cada cual que piense lo que le parezca, digo yo.

Independientemente de las consideraciones objetivas, el lugar es arrebatador, y la visita nocturna en soledad una experiencia inquietante. 





Safe Creative #1008076992662

4 comentarios:

hitoridekimasu dijo...

Impresionante foto. Una noche luminosa.

Muy interesante la cimentación del menhir.

Gracias por publicarlo.

Pello dijo...

Ami tambien me ha parecido muy interesante lo de la cimentacion. Tiene que ser inpresionate la vista del menhir, hay clavado solitariamente en ese paisaje sin arboles, siendo lo unico que sobresale

Francisco dijo...

Inolvidable aquel nuestro primer y ¿fortuito? encuentro. Muchas gracias por la mención y el enlace a nuestro blog. Por cierto, vivir (y sentir) una de nuestras incomparables puestas de sol en el Páramo de la Lora, junto al menhir Canto Hito, es una experiencia que marca.
Un gran abrazo "marqués que camina"

Enrique de Aguilera. dijo...

Un abrazo, a ver si conseguimos que nuestros pasos se vuelvan a cruzar.