24 de marzo de 2009

Los Millares. El misterio del Cobre


Cuenco funerario. Los Millares



Los Millares, realmente un lugar desconocido para casi todo el mundo, y como otras veces, lugar excepcional en la Historia de Iberia. Hablar de Los Millares, es hablar de las primeras muestras de civilización que aparecieron en la península, una estructura social diferenciada y una duración de casi un milenio. ¿Por donde empezar?.

Pues al César lo que es del César, D. Luis Siret Ingeniero Belga afincado en Almería y con el encargo de relizar un túnel ferroviario. Realiza el descubrimiento en el año 1891. Los Millares se encuentra en un espolón bien protegido en la confluencia de los ríos Andarax y Huechar. En su momento de esplendor llegó a albergar mas de 1000 Habitantes, cifra absolutamente excepcional para aquella época.

El que haya visitado el lugar habrá comprobado que no es fácil imaginarse un pueblo civilizado en la aridez del lugar, viniendo desde Almería empezaremos haciendo el esfuerzo -merece la pena-de imaginar el río Andarax pletórico de caudal, bandadas de pájaros surcando el cielo, y el frescor de la brisa del mar. El paisaje completamente distinto, mucho mas parecido a lo que son hoy en día las frescas dehesas extremeñas en primavera.


Recreación del Poblado.

Nos situamos a mediados del 4º milenio antes de nuestra era, hace unos 5500 años. No perdamos la perspectiva, y sin quitar valor a otros yacimientos, éste es unos 2000 años mas antiguo que los Castros de la edad del Hierro que estamos acostumbrados a visitar por toda nuestra geografía.

Los Millares es un caso muy especial , posee la muralla de mayor longitud de la edad del Cobre en Europa, algunos lo han querido ver como una especie de colonia de Navegantes Orientales, pero el tiempo va dando la razón. Fue fenómeno autóctono que evolucionando desde las sociedades cazadoras-recolectoras alcanzó el nivel de una Cultura capaz de pervivir durante un milenio. La causa de ello, seguramente la riqueza minera de la Sierra de Gador, donde los yacimientos de cobre y el ingenio de aquellas gentes les llevo al aquelarre de la fabricación del metal.


Aspecto del Poblado. Actual
Efectivamente existen algunos paralelismos con la cultura Minoica, fundamentalmente el tipo de enterramientos y cierto aditivo que se añadía al cobre (El Arsénico). En cuanto a los primeros, es cierto que existe un parecido en la geometría de los enterramientos (Tholos), pero los ritos funerarios eran completamente diferentes. En cuanto a la utilización de Arsénico como antioxidante, no es difícil que se produjese su descubrimiento de forma autóctona ya que el terreno de la Sierra de Gador es abundante en este elemento.


"Conviene buscarlo en el crepúsculo del Neolítico. El rabadán o labriego de la Piedra, atrincherado en su modus vivendi, presencia con rencor y temor el alba de la nueva edad. Su actitud es la de siempre: e desprecia cuanto ignora de Machado. Y como el poder todavía le incumbe, expulsa de la tribu a los herreros convirtiéndolos en trabajadores itinerantes, en parias sin choza ni familia."
Gárgoris y Habidis. F. Sánchez Dragó


Me apodero de estas palabras -y conocimiento antropológico- para afirmar que en este caso los herreros si encontraron el lugar donde vivir, y de esta forma.....


"Depositarios de una técnica superior a la del nivel cultural predominante, con el caracter de santidad que ello confiere, el tabú va a transformarlos por añadidura en sempiternos extranjeros, vanguardia o reliquia de una civilización desconocida"
Gárgoris y Habidis. F. Sánchez Dragó

Aunque aplicadas en diferente contexto encajan como anillo al dedo en lo que pudiese ser una hipóesis de lo que sucedió en Los Millares.

Tholos. Enterramiento en los Millares (Vista Exterior).

Tholos. Enterramiento en los Millares (Vista Interior).

Este conocimiento (el del metal) lleva a la acumulación de riquezas, a la diferenciación de las tareas: Mineros que extraen el mineral, agricultores, cazadores, comerciantes y como no, la creación de ejércitos profesionales que permiten la protección de las riquezas y de los bienes acumulados. Y todo esto se da en Los Millares, con varios fortines perfectamente pertrechados para la protección del poblado, donde algunos de ellos poseen dimensión suficiente para permitir que la tropa lo habitase durante periodos prolongados.

Además, una civilización avanzada capaz de realizar tratamientos médicos complejos, se han encontrado cráneos con trepanaciones. ¿Escritura?, posiblemente, en una sociedad dedicada al comercio e intercambio de esta magnitud debió ser una necesidad, aunque -por el momento - no
nos han llegado vestigios de ningún tipo en este sentido.

Cráneo Trepanado. Los Millares.


Valle abajo, pueblos de costumbres sencillas y antiguas, trabajan el campo y el ganado para proveer a la urbe de alimentos y materias primas. Y en la ciudad, los comerciantes y artesanos que fabrican y perfeccionan aquellas piezas con el rojo metal. Y muy posiblemente un puerto en el rio Andarax, donde se embarcaban todas las mercancías que se cambiaban por productos de lugares lejanos: piedras preciosas, huevos de avestruz y cualquier objeto que remarcase el nivel social obtenido a fuego de fundición.

En los poblados amurallados del valle seguimos encontrado sepulturas megalíticas, eso sí de distinta tradición y acompañadas de ajuares diferentes -en general mas humildes-. Loma del Huechar, Loma Galera, Gador, y Alicún son algunas de ella. Como curiosidad eran visibles las dos primeras y parcialmente la tercera desde los fortines que protegían el poblado de los Millares.


Tumba en la loma del Huechar.
(Observar roca labrada a la entrada).

Sección Muro.
Loma de Huechar .
Diario de Alhama
Para mas información visitar las páginas:

Visita Virtual

Información Visitas

Museo de Almería

Hoy en día terminamos por no saber nada de nosotros mismos. Los Millares es uno de esos lugares donde hacemos un viaje inmenso a lo mas antiguo de todos nosotros. Nuestros ancestros tienen mucho que decirnos todavía ........

Próxima Entrega. El Desierto de Bolarque. La puerta al Interior.