20 de julio de 2009

El Templo de Filiel. Punto de Encuentro en León.

La piedra escrita. Filiel



En esta ocasión mis pasos me llevan a los pueblos de la Maragatería. Disfruto sobremanera la soledad del viajero, me permite recrearme sin interferencias en las sensaciones de tantos lugares mágicos. Me detengo en Lucillo y pregunto a unas gentes que allí se encuentran en plena calle disfrutando de la conversación y de una leve brisilla que refresca el caluroso verano. Muy amablemente me indican como llegar a las piedras escritas. El camino es sencillo y tardo menos de diez minutos en recorrer la distancia desde el pueblo a La Peñona.




Las rocas se encuentran algunos metros hacia abajo en dirección sur. Una vez llego al lugar donde se encuentran me doy cuenta que las rocas hablan por si solas -aunque no podamos comprenderlas-, es un ejemplo de equilibrio visual que va mucho mas allá de la mera incógnita intelectual, una armonía arquetípica que nos captura. Las piedras de Filiel causa una atracción especial que puede conducir hasta la obsesión. ¿Por qué alguien realizó este impresionante trabajo en la piedra?, ¿Que mensaje es el que dejó grabado?, no nos cansaremos de mirar mientras el sol se pone en el horizonte. La próxima vez traeré iluminación -me prometo a mi mismo-.


Situación de las rocas.


Podemos encontrar en la ubicación principal dos rocas con grabados, la primera y mas prolija orientada hacia el Oeste, con mas profusión de grabados y cazoletas. Ésta se me antoja como la Roca del Nacimiento, orientada hacia el sol naciente y en si misma podría ser una celebración a este hecho. La segunda, orientada a poniente, es como una triste despedida, corta y concisa, contemplando como el Astro Rey se oculta tras el monte, la Roca de la Muerte. Al sur el monte Teleno preside la escena como aquel dios que vigila desde la altura el transcurso del tiempo, la vida y la muerte.


La Roca del Nacimiento:

En los grabados se pueden distinguir una superposición de elementos según su geometría:



Representación esquemática de la Roca del Nacimiento.



- Cazoletas.

Cazoletas en la roca de filiel

El asunto de la interpretación de las cazoletas es ya antiguo, hubo grandes personajes como Mario Roso de Luna que dedicaron Genio y Labor a la interpretación de estos símbolos -escritura ógmica-, y como aviso a navegantes, Roso de Luna además de la afición a la arqueología se dedicó también a la astronomía por lo que incluso algún objeto celeste lleva su nombre. En definitiva además de alguna explicación con calzador en alguna roca concreta y de algunos que nos intentan convencer de arbitrarias cábalas imposibles, no tenemos datos del significado de estas cazoletas. En el caso de la piedra de Filiel el Señor José Luis Galovart ha intentado dar la explicación de estas cazoletas (link). En fin, que cada uno saque sus conclusiones.


- Laberintos.


Laberíntos en la Roca de Filiel

Los petroglifos en forma de laberinto son una representación típica del occidente Atlántico, una de las singularidades de la roca de Filiel es precisamente esto, es la ubicación más oriental con este tipo de grabados. Lo cierto es que Astorga siempre fué un cruce de caminos donde confluían rutas de los cuatro puntos cardinales y parece que esto ha sido así desde el confín de los tiempos. La interpretación de los laberintos parece estar muy relacionada con fenómenos solares (Eclipses), incluimos otro link interesante. Equinoccios y Solsticios.

En las Rocas de Filiel sucede que la posición actual posiblemente no corresponde con la original, podrían haber sido desplazadas por algún motivo y estas alineaciones solares perderían entonces su significado.

-Vulva.

Grabado Vulva

Es curiosa la coincidencia que en una roca que está orientada hacia el este aparezca en este caso el grabado de lo que parece una vulva, símbolo por excelencia de la fertilidad, nacimiento y en definitiva de la vida.

-Cruciformes.

Grabado cruciforme.



Grabado cruciforme.


Nos encontramos en la Roca del Nacimiento un símbolo cruciforme con cuatro aspas iguales que se sitúa en uno de los extremos de la roca. De alguna forma nos hace viajar algunos kilómetros al Oeste y volver a imaginar los menhires de Valdeolea con la cruz de cuatro aspas y los puntos. Seguramente me engaña mi imaginación pero me gusta la idea de ver las rocas de Lucillo como un punto de encuentro entre el Oriente peninsular y el Finisterre, un camino recorrido durante miles de años y vivo en los sustratos de nuestra civilización.






Roca de la Muerte(Oeste):


Roca de la muerte.


Comparando esta roca con la anterior vemos notables diferencias en su elaboración. Es muy escueta en su decoración, únicamente 3 laberintos y dos o tres cazoletas. Parece indicarnos el agotamiento de la vida. Posiblemente las sombras del sol poniente indicarían alguna alineación entre los laberintos el día del Solsticio de Invierno. Además alguna alineación indicaría desde esta posición la puesta de Sol en la época que fue construido este ¿Templo?, posiblemente en la edad del bronce hace cuatro o cinco mil años.


El entorno (El Templo de Filiel):

El artículo de don Antonio García Montes, en la revista Garoza (Número de Septiembre de 2008) es una magnífica aproximación al entorno de las Rocas de Filiel. Incluimos un extracto que describe el enclave donde encontramos las rocas.


En Canredondo, a unos 200 metros en dirección Norte de las primeras piedras descritas, existe una suerte de “construcción” megalítica de planta alargada de aproximadamente 30 metros de largo y 8 metros de alto con orientación Noroeste-Sureste, es decir, de cara al monte Teleno. Este monumento, que se conoce en el lugar como “La Peñona” o “La Piñona”, está formado por enormes piedras colocadas unas sobre otras y que han sido trabajadas no sólo en su forma: algunos megalitos presentan orificios alargados y alineados de varios centímetros de profundidad, perfectamente pulidos y con líquenes; incluso una de las grandes piedras, conocida como “La Albarda”, ha sido vaciada en su interior.

Todas estas rocas labradas presentan unas características diferentes de las de la peña del lugar, que es una cuarcita de origen metamórfico que se exfolia en lajas: tanto los petroglifos como las piedras de la construcción megalítica y otras rocas diseminadas por todo el entorno son de una variedad de cuarcita/arenisca muy compacta que en la zona denominan moraliza; y no afloran en el terreno, sino que están dispuestas sobre él.

En la base de la Piñona se pueden ver tres piedras, una de ellas de considerable tamaño que, según testimonios de habitantes de la zona, hasta hace no mucho tiempo estaba “colocada sobre las otras dos, como una mesa”, con su cara superior perfectamente lisa y horizontal; esta construcción a modo de dolmen fue rota y volcada en recientes labores de repoblación forestal.

Siguiendo el eje longitudinal del conjunto megalítico hacia ambos lados, se ven canales practicados en los afloramientos de roca, que, al menos en el lado Oeste, convergen y desembocan en “estanques” labrados en la peña, uno de ellos de cuatro metros de longitud. El fondo de este “aljibe” presenta marcas de un rebaje artificial cuidadosamente realizado para alisar la superficie. En esta zona también se pueden ver, mezclados con restos de modernas labores de cantería, orificios alargados practicados en la peña, similares a los anteriormente descritos.

Por detrás del conjunto megalítico, a unos 50 metros, se observan los restos de un muro de piedras colocadas sin mampostería, que en algunas zonas supera el medio metro de altura y que describe una semicircunferencia, débilmente perfilada, con una orientación Noroeste-Sureste, abierta hacia el monte Teleno. Siguiendo los extremos de esta semicircunferencia se pueden ver cortes longitudinales en la roca que aflora en el suelo; estas hendiduras artificiales, a modo de canales, forman una línea recta discontinua que finaliza en la zona donde se encuentran los petroglifos. Todo el complejo (conjunto megalítico, canales, piletas, petroglifos) formaría una especie de “recinto” de forma rectangular, de unos 250 metros de largo y 100 metros de ancho, orientado hacia el Teleno. La Piñona está situada en el centro del diámetro de la semicircunferencia, mientras que los petroglifos se localizan en el extremo sur del “recinto”. Los naturales de la zona ubican en este lugar algunas construcciones circulares, cuyas piedras fueron utilizadas a mediados del siglo XX para el cerramiento de fincas cercanas.

Estracto. Antonio García Montes



Y es cierto que una vez que hemos llegado a las rocas y miramos alrededor lo primero que nos llama la atención es la Peñona, de forma inmediata pensamos. ¿Por qué las rocas no están allí?, ya que es el lugar mas elevado y con mejor visibilidad de la zona.

-Pulsar sobre las imágenes para ampliarlas-

Las herramientas actuales nos permiten tener una vista de pájaro de la zona de forma sencilla. De igual manera no nos cuesta situar la peñona, la estructura semicircular que la rodea y alguna mas que empezamos a relacionar con detalles que observamos en su momento sobre el terreno.

De los extremos de la estructura semicircular, parecen partir en dirección suroeste dos hileras punteadas de color claro que automáticamente relacionamos con los enormes bloques de cuarzo blanco que vimos sobre el terreno, aunque posiblemente hayan sido desplazados y lo que observamos ahora son simplemente las huellas de los pozos que ocupaban ¿?. Esas hileras justamente terminan a la altura donde se encuentran las rocas grabadas.


Bloque de cuarzo blanco.


Es en este momento cuando nos recorre un escalofrío cuando advertimos de la magnitud del enclave. No son únicamente dos magníficas obras herméticas, es un santuario con altares, canales con agua, depósitos, alineaciones de enormes rocas de cuarzo blanco. Un yacimiento único, espectacular, en un entorno en el que las fuerza telúricas afloran por cada grieta del terreno.

Para calmar mi propio escepticismo he estudiado las lindes del terreno y no coinciden con ninguna de las estructuras que hemos delimitado. No se como estarán los trabajos oficiales en este lugar, pero entiendo que debería hacerse un esfuerzo especial ante un lugar tan especial, ÚNICO.



Vista aérea del Templo de Filiel.


Vista aérea del Templo de Filiel(Indicaciones).



Desde que llevo caminando por Iberia creo que este es, si no el más, uno de los mas impactantes lugares que he visitado hasta ahora. Simplemente el estar allí compensa cualquier extenuante viaje.





Links.
http://galovart.blogspot.com/
http://www.ebierzo.com/post/1367
http://tierradeamacos.blogspot.com/2008/03/nuevos-petroglifos-en-maragateria.html


Próxima entrega. La pirámide de Codes. Guadalajara

Safe Creative #0908094221403

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y a esto que ustéd nos cuenta seguro que se le encuentra parentesco con algo que se denomina: "Arqueoastronomía".

No confundamos.

Lo único que se puede ver por allí son dos piedras sueltas con unos petroglifos desarrollados en temas circulares y en unas condiciones de ubicación un tanto extrañas que tendrán que investigarse con alguna precaución y reserva.

Pero está bien, de cuando en vez, darle rienda suelta a nuestra fragil imaginación y dejarla navegar por esos espacios....

El artículo es entretenido. Gracias.

CorpusHermeticum dijo...

Gracias,

De eso se trata, de introducir alguna inquietud en los lugares que visitamos. Si no, al final, son todo piedras....


Saludos