26 de septiembre de 2009

Puerto Paleolítico en Niebla. Elena Wishaw




Museo de Dña. Elena Wishaw (Niebla).


Hace algún tiempo, investigando el puerto neolítico de Bares, llegó a mis manos una documentación relativa a una serie de descubrimientos arqueológicos realizados en la primera mitad del siglo XX en Niebla(Huelva).
La artífice de estos trabajos no era sino una mujer, "la inglesita" como allí la llamaban, había dedicado muchos años a la investigación arqueológica del sur de Andalucía. Una persona con mucha fuerza que ayudó a la población de Niebla en todos los sentidos: generó puestos de trabajo, con su ingenio rehabilito viejas conducciones de agua y consiguió elevar a Niebla en el ámbito internacional al crear y tener su sede allí la Escuela Anglo-Americana de Arqueología. Por supuesto no fue todo un viaje poético; también tuvo sus controversias. Algunos la llegaron a llamar despectivamente "La Tartésica" por obsesión en el trabajo y fue duramente criticada al intentar financiar las excavaciones arqueológicas vendiendo parte de los objetos encontrados.
Su biografía termina en 1937 cuando fallece a la edad de 80 años, fue enterrada en Niebla como así fue su voluntad en un lugar conocido como paraje de Jareta. En los años 1982 el cementerio se trasladó, al no reclamar nadie sus restos éstos se perdieron para siempre. Hoy en día queda como homenaje una pequeña sala en el castillo de Niebla dedicada a su memoria.

Elena Wishaw

En esta entrada del Blog he rescatado un documento en el que Elena Wishaw solicita ayuda a la empresa Minas de Riotinto para poder excavar en una zona del río en la que considera que hay restos Atlantes. Esta carta fue escrita en 1931.



Descubrimiento de
un puerto PALEOLÍTICO
en NIEBLA en el Río Tinto


Por la gracia y el favor del Ayuntamiento de Niebla he disfrutado durante los últimos once años el derecho exclusivo de extraer la arena de un banco supuestamente natural en la frontera norte de la Río Tinto dos kilómetros por debajo de Niebla, conocido comúnmente como Las Angarillas. Poseyendo la apreciación popular del interés de una mujer Inglesa en su antigua ciudad, el Consejo me concede este derecho exclusivo, sin pretender cualquier tasa o impuesto, como tienen el derecho legal para reclamarlo, Estableciendo la razón pública de creación de empleo estable durante todo el año para todos los asalariados alrededor de mi contrato de suministro de arena para la construcción de los edificios de la Compañía de Río Tinto.

(Para mostrar la actitud de los elementos políticos que se imaginaron por 48 horas la semana pasada que iban a estar en el poder, los miembros de ese partido en Niebla informaron a dos de mis hombres responsables que "harían sentir la diferencia en este sentido cuando llegaran al poder ")

Los tres inviernos secos han dejado nuestro banco de arena descubierto en muchos lugares hasta donde se creía que era el cauce original cubierto de una capa de barro seco y guijarros ocultando, lo que se suponía, la roca de pizarra que se encontraba por debajo, por lo que mis hombres estaban perdiendo la esperanza de poder seguir atendiendo los pedidos de arena de la Compañía a falta de las inundaciones del invierno por las que ahora hemos perdido la esperanza.

Sin embargo, el capataz, que tiene ahora casi nueve años de experiencia en las excavaciones, ha desarrollado una gran capacidad de observación, y en el 31 de enero, por lo que parece una interposición de la Providencia, se dio cuenta de una ligera fisura en la superficie en un punto completamente libre de arena. Se procedió a investigar, y de inmediato descubrió que debajo de la corteza de los guijarros firmemente incrustada en el barro seco, no hay pizarra, sino otra capa de arena. Inmediatamente, en bicicleta, vino a informarme y hemos decidido poner nuestros mejores excavadores para cavar en el lecho del antiguo río que esperábamos encontrar pronto. Fue sin embargo, una vez que fue reconocido, que el nuevo depósito es de arena, como los hombres dicen, "mucho mayor", y también de mejor calidad que los escasos restos en los que hemos estado trabajando tanto tiempo.

Consideramos la profundidad a la que hemos estado extrayendo arena tamizada para la Compañía durante cuatro semanas sin encontrar rastros del fondo, y estimamos que ahora estamos aproximadamente a unos dos metros por debajo del lecho del río, tal y como discurre a los pies del acantilado en el banco de mas al sur. Si, como parece casi cierto, este nuevo depósito se extiende bajo todo el banco, hay arena para proveer las necesidades actuales de la Compañía durante quizá medio siglo.


Gracias al interés suscitado en Niebla por el descubrimiento, ahora saber que el verdadero nombre del sitio, dictado por generaciones, es el de El Puerto. Las mareas de primavera todavía alcanzan un lugar a media milla por debajo conocido como la Granja del puerto. La memoria popular en lo referente a este nombre parece que se remonta, al menos 12.000 años, por la siguientes razones.

Cada libra de la arena tomada del banco de arena es cuidadosamente examinada antes de la carga, en parte porque esto es necesario para garantizar la calidad, pero también para recuperar todas las reliquias de los siglos pasados que reposan en la masa de arena. Y hasta la fecha lo mas antiguo que ha aparecido data del Paleolítico. Parece evidente que el puerto del Paleolítico, fue construido en el cauce del río para la exportación de minerales del yacimiento descubierto en 1930 en la Camapie de la Reina, en el exterior del muro sur de la ciudad. Éste fue destruido de repente y como un todo por una ola enorme barriendo el Tinto desde el Atlántico en un cataclismo natural en la época Post Glacial en Andalucía. Tal es el número de estos artefactos que no hay lugar para la duda en cuanto a la cultura dominante en Niebla, y cuando ocurrió la catástrofe.

Pero entre ellos aparecen, si bien en cantidades muy pequeñas, amuletos o talismanes fabricados de la escoria típica de las excavaciones del Camapie, muy pulidos, y con adornos extraordinariamente finos y delicados esculpidos en relieve, en los huecos formados a tal efecto, y pintados con una materia luminosa que ni el tiempo ni el desgaste de los elementos ha sido capaz de dañar. En tres de ellos aparecen signos alfabéticos de los afro-ibéricos (o como decimos Atlantes) que son descifrables, la altura promedio es de 2 milímetros. Y en la más perfecta de los tres hay una figura maravillosamente modelada de una mujer, o una sacerdotisa, con los brazos en alto, la altura total de las manos a los pies es de 16 milímetros.

La técnica es tan enormemente superior a la de los objetos del Paleolítico entre los que se encuentran, que sólo podemos atribuir estos amuletos a una civilización anterior y muy superior. El último hallazgo es un modelo de un barco, con quilla y una protección para el tubo de dirección.

Parece dentro de lo posible que se realicen exploraciones científicas adecuadas en un lugar más abajo del río, donde hay un altar del sol, finamente trabajado y medio destruido que permite el descenso a la arena, podríamos realmente encontrar rastros de los buques paleolíticos hundidos por el cataclismo que convirtió al puerto en un banco de arena. Porque, como bien se sabe, mientras que el agua Tinto corroe todo tipo de minerales, actúa de conservante con la madera.

Que era como un vidriado entonces como ahora se ve por la cantidad ocre adherido a muchos de los artefactos, así como a los amuletos.

He tenido una visita relámpago del autor norteamericano, el Sr. Henry James Forman, que fue enviado desde París, por instrucciones transmitidas para él por el Sr. Dorman en Nueva York, para investigar estos descubrimientos con el objeto de su publicación en Estados Unidos.

Sr. Forman, como cualquier otro experto en la prehistoria que ha visto estos amuletos, dice que el sitio es de trascendental importancia, y espera regresar en abril durante tres meses para escribir sobre ello.

Señaló cuando se marchaba, que su profesión lo obliga a viajar , pero que nunca antes ha tenido que hacer un viaje de 4,000 millas de ida y vuelta para estar una sola noche en su destino, pero que lo que había visto merecía la pena.

Mientras tanto, yo imploro la ayuda de la compañía Río Tinto, que siempre ha sido tan generosa en su apoyo a la labor de esta Escuela, que me permita iniciar las excavaciones con la garantía de que en modo alguno interferirá con el contrato de arena, lo que significa pan a un promedio de 80 personas en Niebla durante todo el año. Si mis colaboradores de California, encontraran todos los planes de excavación todavía en el aire, nuestro objetivo puede resultar mas difícil de decidir. Pero tal es su respeto por el trabajo que ya he logrado aquí, que no tendré ninguna dificultad en la combinación de los diferentes intereses si ya estoy dirigiendo las excavaciones. Y, sobre todo, cada día ganado en el inicio de las actividades, significa la salvación de algunas de las familias medio muertas de hambre que han sufrido de forma tan cruel todo este invierno.




Hoy en día la zona de la que habla creo que está ocupada por una vieja estación de ferrocarril donde se aprecia el lugar donde se almacenaba el carbón.



Tengo que dar mi agradecimiento al Excelentísimo Ayuntamiento de Niebla, y a su servicio de archivo por la ayuda prestada en la consulta de los documentos. Asimismo a Raquel, la Archivera de Niebla por su profesionalidad y la ayuda prestada.


Safe Creative #0909274594591

Proxima Entrega. Petroglifos en Molina

5 comentarios:

Fernando J. Ruiz dijo...

Bastante interesante José Luis; y más cuando es una zona cercana que conozco.
Desconocía este tema del puerto paleolítico. De Niebla, siempre me atrajeron sus murallas, su historia medieval y el puente romano el cual estuve fotografiando hace un par de años, y me dejó un poco 'confuso' respecto a la fábrica tan 'moderna' de este...
La verdad que este pueblo está situado en un diríamos, lugar o zona de poder, al menos paisajísticamente, pues desde allí se domina la sierra al norte tras una extensa campiña hacia el oeste y el terreno a partir de allí por el sur va llaneando buscando las zonas de marismas de Huelva, que puestos a pensar e imaginar en una época prehistórica, no sería muy difícil 'visualizar' una linea de costa o puerto en las proximidades tal como imaginaba Elena Wishaw...

Si que da que soñar el tema... muy interesante. ¿ Estuviste allí personalmente?

Fernando J. Ruiz dijo...

(comentario sin importancia, tan sólo para activar la opción de seguimiento de comentarios)...

CorpusHermeticum dijo...

Buenas noches Fernando,

Si que he estado allí revisando el archivo -lo que queda de él - de Elena Vishaw. Es una pena como se tratan ciertos legados.

De todas formas hay que poner cada cosa en su lugar, esta señora estaba obsesionada con la Atlántida y empleaba todavía terminología pre-postdiluvial -Con eso lo digo todo-.

Lo que es cierto es que describe ciertos objetos -hoy en dia desaparecidos- de gran interés.

También estuve visitando la famosa escalinata y dando un paseo junto al rio y las murallas.

www.ImagenesDeIberia.com

hay algunas fotos.

Saludos.

Fernando J. Ruiz dijo...

(creo que has puesto un enlace equivocado de fotografías respecto al tema)...
Aunque por cierto, bastante guapas las fotos de la gasolinera abandonada.

CorpusHermeticum dijo...

Busca en entradas mas antiguas.